zona usuarios
User:
Pass:
Darme de alta - Regenerar contraseña

Historia

Propiedades

Información nutricional

Nuestros pistachos

Nuestros pistachos.

 

Nuestros pistachos se encuentran en la región denominada como Zona Manchega o "banda seca" que atraviesa la región por el centro con una dirección Noroeste-Sudeste, y se caracteriza por la escasez de precipitaciones, entre 300 y 400 mm.

Los factores más significativos en este aspecto son: inviernos rigurosos, veranos cálidos, sequía estival, irregularidad en las precipitaciones, fuertes oscilaciones térmicas y notable aridez.

Estos rasgos son resultado de las interrelaciones entre unos factores geográficos y otros dinámicos como son la latitud, la situación de la región dentro de la Península, la disposición del relieve y la altitud.

Las temperaturas son muy extremas debido al efecto de la continentalidad, la amplitud térmica anual (diferencia entre la temperatura media del mes más frío y la del mes más caluroso) es muy elevada, normalmente entre 18° y 20°. En julio la temperatura media mensual se sitúa por encima de los 26°.

Los inviernos, sin embargo, son fríos pues en la mayor parte de la región la temperatura media del mes de enero se sitúa por debajo de los 4°, y las heladas son frecuentes en invierno e incluso a principios de primavera y finales de otoño.

Como puede desprenderse de estos datos, estamos situados en una zona de cultivo idónea para cubrir las necesidades requeridas por el cultivar del pistachero, lo que nos predispone para alcanzar cotas de calidad inigualables.

Así mismo se encuentran en el centro mismo de la meseta manchega, limitada por los elementos geográficos que ocupan la región, siendo los que más afectan a la singularidad de la misma, los Montes de Toledo y las zonas de los Humedales manchegos (Tablas de Daimiel y Lagunas del río Cigüela). Estos millones de años de erosión de las zonas altas circundantes han hecho posible que en la actualidad la zona de cultivo se caracterice topográficamente hablando por no superar los 3 metros de desnivel, lo que le confiere una homogeneidad raramente reproducible.

Esto, unido al hecho de que la actuación humana en el cultivo del pistachero esta planificada, provoca que todos los frutos obtenidos en nuestra explotación mantengan unas condiciones organolépticas análogas. Lo que convierte a nuestro pistacho en un fruto estable, reconocible y homogéneo, y sobre todo, diferenciable del pistacho de otras regiones.

Aunque existe una gran diversificación en el mercado del pistacho a nivel mundial, el tamaño del fruto sigue siendo el distintivo ante el consumidor, pero para nosotros el objetivo perseguido y conseguido ha sido adquirir una doble característica y es: Obtenemos un fruto de buen tamaño junto con un muy buen sabor, incluso después de tostado. Y esto lo hemos conseguido y lo mantendremos debido a la especialización en el cultivo, ya que plantamos variedad Kerman exclusivamente.

Como se ha mencionado, hemos logrado unos pistachos únicos, que reúnen el gran tamaño y buen sabor que transmiten las condiciones edafoclimáticas y de cultivo natural, creativo, científico y avanzado. Ejemplo de ello es el uso de las técnicas del no laboreo en la linea de cultivo, con lo que conseguimos grandes profundidades de enraizamiento. Lo que provoca que el pistacho pueda extraer mayores cantidades de nutrientes y eso se aprecia en los sabores que muestra.


Buscador de productos


pistachos